El embajador de la OEA en Panamá y coordinador para las Américas del Programa Interamericano de Facilitadores, Pedro Vuskovic Céspedes, sostuvo que el programa de facilitadores, a más de hacer realidad el acceso a Justicia, ayuda a fortalecer las instituciones democráticas de las Américas, donde los poderes judiciales juegan un rol fundamental.

Vuskovic Céspedes, quien cerró el acto con valiosas expresiones, dijo que Formosa vive un día que es un “parte aguas”, porque el programa se traducirá en la práctica en más derechos para más personas, ya que sin acceso a Justicia no hay acceso a derechos, sin acceso a Justicia no hay seguridad, no hay paz, no hay desarrollo posible, sin acceso a justicia sencillamente los ciudadanos viven en desamparo y no logran no solo ir o entrar a un tribunal, sino que no pueden ejercer el resto de los derechos que tienen como ciudadanos, porque el acceso a Justicia es en sí mismo un derecho básico pero también es un derecho que abre puertas para el ejercicio de todo el resto de los derechos que tenemos como ciudadanos. “Si hay acceso a Justicia no hay impunidad si no hay impunidad hay mayor seguridad”, destacó.

El diplomático asignó una importancia superlativa al hecho de garantizar el acceso a justicia en una comunidad, y trajo a colación lo que sucede en algunos países donde es el sector privado el que apoya este programa. “La razón es muy simple, los costos de la violencia y el crimen son elevadísimos y este proyecto ayuda a bajarlos, pero para nosotros, en la OEA, el mayor aporte tiene que ver con la democracia, donde la Justicia es un punto central de lo que es un Estado”, explicó.

Vuskovic Céspedes sostuvo que la democracia está en problemas y es por eso que desde la OEA hay un compromiso tan firme de desarrollar este tipo de iniciativas, y explicó que los servicios de facilitadores judiciales se basan en tres grandes pilares. “Hoy tenemos 13 mil facilitadores que trabajan en los ocho países que están adheridos al programa, donde la mayoría son mujeres y esperamos que suceda lo mismo aquí en Formosa; son voluntarias que son líderes de servicio”, precisó, indicando que generalmente cuando se habla de líderes se piensa en un líder político o en una persona que es promotora de muchas cosas. “Los facilitadores –aclaró- no son representantes de la comunidades, están al servicio de las comunidades, no le cobran un centavo al Estado ni a las partes, ya que el servicio es voluntario”.

Asimismo, explicó que no se han registrado irregularidades porque los facilitadores son seleccionados por las propias comunidades donde todos se conocen y se sabe quién es quién. “La comunidad selecciona a las personas al servicio de su prójimo y el nombramiento lo hace el juez de paz; y ahí está el puente del que tanto hablamos”, enfatizó.

En este contexto, se refirió a la probidad de los facilitadores y puso el ejemplo de Corrientes, donde trabajan 250 voluntarios y ninguno de ellos ha renunciado o se ha postulado para un cargo político. “A cuántos de ellos se habrán acercado los punteros políticos, probablemente a los 250 pero sin resultado alguno. Lo mismo ocurre en los demás países y de los 13 mil que hay en toda América Latina no recuerdo en estos diez años que alguno haya tenido que renunciar por razones políticas”, aseveró.

Vuskovic Céspedes indicó que el primer pilar del programa es el trabajo que llevan adelante los voluntarios, que es fundamental y primordial, donde los jueces de Paz juegan un rol preponderante en la capacitación y formación de los voluntario, y además van a comenzar a trabajar de manera distinta, potenciando su tarea acompañados y apoyados por la comunidad. Sobre este punto, anticipó que bajo el impulso del STJ, se va a poner en marcha en los próximos días un curso dirigido a todos funcionarios judiciales e integrantes de las fuerzas de seguridad.

Asimismo, explicó que el segundo pilar del programa es la decisión, la voluntad institucional, y en este punto felicitó al STJ por la decisión tomada de aventurarse en este proyecto. “Vamos a salir triunfando juntos”, afirmó el embajador, indicando que el tercer componente es la cooperación, la ayuda que va a brindar la OEA y los países adheridos.

Reiteramos nuestro compromiso, ya estamos trabajando aquí y vamos a permanecer aquí junto a ustedes para que esto se haga una realidad; vamos a poyar en todo lo que haga falta con toda nuestra energía, con todos nuestros recursos para que esto salga adelante en lo que ustedes se han propuesto”, aseguró con tono enfático, señalando que desde la OEA se va a seguir impulsando esta idea, que es un programa de compromiso de las instituciones, de todos los que estamos involucrados, de compromiso de servicio con los que más necesitan, de las poblaciones vulnerables sea cual sea la razones. “Quiero rescatar la palabra enunciada por el doctor Alucín, cuando habló de compromiso y también la otra palabra que dijo que es el amor, el amor al prójimo y al servicio del resto. Creo que para eso estamos las instituciones y las personas, y para eso nos tienen a nosotros, no están solos estamos entre amigos”, concluyó el diplomático, dirigiéndose al Poder Judicial de Formosa.

El servicio de facilitadores en número

 

Compartir ...

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedInEnviar por email