Director del Servicio de Facilitadores en Paraguay sostuvo que el programa humaniza la Justicia

El director del Servicio de Facilitadores Judiciales de Paraguay, Rigoberto Zarza González, ratificó públicamente el compromiso del país vecino con el programa de Facilitadores de Formosa, y señaló que el mayor anhelo es que las fronteras desaparezcan en América Latina en materia de acceso a Justicia, por lo que consideró al acto realizado en Tribunales como la piedra angular de la construcción de un puente de razonamiento, comunicación e información entre países vecinos para instalar un programa interamericano de acceso a justicia de facilitadores judiciales. “Estamos humanizando la Justicia”, subrayó.

 

Advirtió sin embargo que hay muchas barreras entre los pueblos de la región: el aislamiento, la pobreza, el analfabetismo, el desconocimiento de la ley, que son muros inmensos y que el programa de facilitadores procura derribar porque constituye un puente de acceso a Justicia de las personas en condiciones de vulnerabilidad.

El magistrado contó la experiencia muy positiva que registra Paraguay en los nueve años de vigencia del programa, habiendo comenzado con 20 voluntarios que se fueron multiplicando hasta llegar en la actualidad a un total de 3.200 facilitadores; 46 por ciento son mujeres, 120 líderes indígenas y más de 800 alumnos de colegios secundarios que se han convertido en facilitadores judiciales estudiantiles.

Zarza González señaló que el programa ayudó a derrumbar viejos paradigmas de la Justicia, toda vez que la matriz de esta iniciativa impulsada por la OEA no está concebida como política pública para la gente, sino política pública con la gente. “Los líderes comunitarios no son operadores de Justicia, son representantes de la sociedad civil que confían en el Poder Judicial y que sellaron ese compromiso para trabajar en acceso a justicia con el instrumento fundamental que es el voluntariado, el mejor instrumento para sacar a la gente de la exclusión social. Esto se puede hacer y la prueba lo tenemos en Paraguay”, enfatizó el magistrado

Asimismo, exhortó a cambiar los paradigmas, a acortar la brecha que existe entre la sociedad y el Poder Judicial, a trabajar para que el 70 por ciento de la población de América Latina que no cree en la Justicia vuelva a confiar en este Poder del Estado y, fundamentalmente, a revertir los niveles de desigualdades en el continente, donde el acceso a Justicia ocupa el primer lugar.

Con tono enfático, dijo que el tema acceso a justicia de los sectores más vulnerables debería ser una causa nacional, y en tal sentido pidió a los jueces que dejen sus cómodas oficinas y salgan a la calle como servidores públicos para ayudar a la gente. “Es un reto que debemos asumir porque vale la pena para revertir y enfrentar a los antivalores, como son la droga, la violencia intrafamiliar y el bullying, y es una lucha que debemos instalarla dentro de la propia familia que es el primer territorio y en esto los facilitadores judiciales nos están ayudando muchísimo”, aseveró.

Compartir ...

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedInEnviar por email

Usuarios online

Hay 110 invitados y 143 miembros en línea