El presidente del STJ, Guillermo Alucín valoró el esfuerzo realizado para hacer realidad el programa de Facilitadores Judiciales

El viernes en la Escuela Judicial entregaron certificados a los operadores de Justicia del curso enmarcado en el Servicio Provincial de Facilitadores Judiciales.


Se llevó a cabo el pasado viernes en el edificio de Tribunales el acto de entrega de certificados a los operadores de Justicia que participaron del curso del Servicio Provincial de Facilitadores Judiciales.

La ceremonia estuvo presidida por el titular del Superior Tribunal de Justicia, doctor Guillermo Horacio Alucín, quien destacó la importancia del evento y agradeció a todas las personas que trabajaron para que el servicio de facilitadores judiciales haya llegado hasta esta instancia decisiva y que tuvo su punto culminante días atrás con el juramento en Misión Laishí de los primeros voluntarios del programa.

El acto del viernes se desarrolló en el aula principal de la Escuela Judicial, en el sexto piso de los Tribunales de la provincia y contó con la presencia del procurador General, doctor Sergio Rolando López, de la responsable del enlace Universidad de la Cuenca del Plata-OEA, Laura Paseto, el inspector de la Justicia de Paz, doctor Oscar Marcelo Paolisso, las tutoras del curso doctoras Olga Delia Maidana y Silvana Adalid Jarsinsky, además de jueces de Paz de toda la provincia, delegados Vecinales y los flamantes operadores de Justicia, que en un número que superó el medio centenar, recibieron sus respectivos certificados de finalización y aprobación de este importante curso de capacitación.


"Somos servidores"


Al hablar en el acto, el doctor Alucín valoró todo el esfuerzo conjunto que se viene realizando para lograr que se concrete en Formosa el Programa de Facilitadores Judiciales, y agradeció a todos los magistrados, funcionarios y empleados judiciales que acompañaron esta loable iniciativa.

Tras destacar que lo más sobresaliente que tiene el Poder Judicial de Formosa son sus recursos humanos, el presidente del STJ recordó que quienes trabajan en este poder del Estado son esencialmente servidores de la comunidad, razón por la cual consideró sumamente relevantes todas las acciones que estén dirigidas a proporcionar capacitación, entrenamiento y mejoramiento de esos recursos humanos.

Dirigiéndose al nutrido grupo de funcionarios y empleados que realizaron el curso de operadores de Justicia, el magistrado los exhortó a capacitar, guiar y asesorar en forma permanente a los facilitadores que muy pronto se acercarán al Poder Judicial llevando a la persona de su comunidad que está atravesando por un conflicto o problema. "Trabajen con compromiso, tengan paciencia y brinden atención y contención a ese facilitador que va a llegar a nosotros pidiendo ayuda para que a su vez el pueda ayudar a otra persona, con la diferencia que nosotros cobramos un sueldo, en cambio ellos lo harán solamente incentivados con el afán de prestar ayuda a personas de escasos recursos, vulnerables o que viven en lugares alejados de los centros urbanos", enfatizó Alucín.

Más adelante, se refirió al compromiso que se debe asumir desde el rol y la función que cada uno tenga en el Poder Judicial (sea cual sea el cargo y el escalafón) para poder atender los reclamos del justiciable y hacer realidad el tan mentado acceso a Justicia del que tanto se habla. "Por todo esto hoy más que nunca necesitamos de todos ustedes, porque debemos dar respuestas a la comunidad, debemos dar tranquilidad a las personas que acuden al Poder Judicial buscando una solución a su conflicto", aseveró Alucín al hablarle al numeroso y calificado auditorio conformado por jueces de Paz, delegados vecinales, funcionarios y empleados de diferentes fueros y estructuras de la Justicia provincial.

 


Aprovechó la ocasión para referirse a la función que van a desempeñar los facilitadores judiciales y aclaró en tal sentido que no son abogados ni hacen ni pretenden hacer el trabajo de un abogado. "Es un servicio que está orientado a los sectores más vulnerables de la comunidad y el facilitador es un puente, un enlace entre el Poder Judicial y la comunidad. Es la persona que fue seleccionada por su comunidad para canalizar los problemas de la gente hacia la Justicia, para que la Justicia se ocupe y trate de solucionar ese conflicto", remarcó.

Tras reiterar que en este esquema será muy importante el trabajo que van a realizar los jueces de Paz, los delegados Vecinales y todos los operadores del programa, Alucín explicó que la idea es llegar a los sectores más alejados, más vulnerables y de escasos recursos de nuestra comunidad. "Lo importante de todo esto es que si ustedes le brindan esa orientación y esa capacitación al facilitador, el se va a convertir en un compañero de trabajo de ustedes, en un auxiliar y en una persona muy importante para la función que están desempeñando dentro de la Justicia", insistió el magistrado, quien no ocultó su satisfacción y emoción por haberse arribado con tanto éxito hasta esta instancia decisiva y determinante del programa.

En el tramo final de la ceremonia, cada uno de los 56 operadores presentes recibió en propias manos su certificado de finalización del curso, en medio de un cerrado aplauso de toda la concurrencia.

Los certificados fueron entregados por el presidente del STJ, doctor Guillermo Alucín, el procurador General, doctor Sergio López, la responsable del enlace Universidad de la Cuenca del Plata-OEA, Laura Paseto, la jueza de Paz de Misión Laishí, doctora Graciela Centurión y la jueza de Paz de Clorinda, doctora Agustina Alvarenga.

 

 

Compartir ...

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedInEnviar por email

Usuarios online

Hay 113 invitados y 89 miembros en línea