Magistrados disertaron en la Escuela Judicial sobre el sistema de juicios por jurados

Magistrados del Poder Judicial del Chaco y el juez Federal de Formosa, Fernando Carbajal disertaron este lunes en la Escuela Judicial sobre el sistema de juicios por jurados que en pocos días comenzará a ser implementado en la provincia vecina.

Fue en el marco de la denominada “Primera Jornada Provincial de Juicio por Jurado”, que se desarrolló en el sexto piso del edificio de Tribunales, y tuvo como expositores a la presidenta del Superior Tribunal de Justicia del Chaco, Emilia María Valle, al juez de la Cámara Segunda en lo Criminal de Resistencia, Víctor Emilio del Río y al juez Federal de Formosa Fernando Carbajal.

 


La jornada comenzó con las palabras de bienvenida del presidente del STJ, Guillermo Horacio Alucín, quien elogió la calidad intelectual de los disertantes y destacó la relevancia y vigencia del tema que convocó a la reunión de jueces y fiscales, deseando a todos una “provechosa y fructífera” capacitación.

Luego habló la doctora Valle, quien hizo una prolija descripción cronológica de las diferentes reformas procesales que se vinieron dando desde los inicios del sistema Inquisitivo, pasando por el Mixto y el Acusatorio, para desembocar finalmente en el juicio por jurados; tema central desarrollado a lo largo de una esclarecedora exposición escuchada atentamente por el selecto auditorio conformado por ministros del STJ y magistrados, funcionarios y empleados de la Justicia provincial y Federal.

En su disertación, la doctora Valle explicó que el sistema de juicio por jurados fue concebido como una forma de devolver a la comunidad la confianza y la credibilidad en la Justicia, como una forma de acercar la administración de Justicia a la ciudadanía que automáticamente pasa a ser parte del proceso como nunca antes en este Poder del Estado, en delitos tan sensibles al orden público.

Al citar al reconocido procesalista penal Alberto Binder, consideró oportuno volver a preguntarse hasta cuando los juradistas tienen que seguir explicando porque deben intervenir los Juzgados Populares, cuando es la propia Constitución quien ordena tres veces: artículo 24, 75 inciso 12 y 118.

 


“En realidad no tendríamos que preguntarnos porque tenemos que ser juzgados por un grupo de profesionales reducidos que siempre se repiten”, reflexionó, indicando que el Juicio por Jurado no reemplaza al juez técnico ya que se trata de una tarea de cooperación entre el juez técnico y los juzgados populares. “El juez técnico sigue controlando la regularidad del proceso, la admisibilidad de la prueba, la audiencia preliminar, la instrucciones iniciales y finales en la interpretación del derecho y en caso de veredicto de condena también sera quien imponga la pena en la audiencia de cesura, de manera tal que estamos hablando de un juicio penal con la mayor calidad posible que surge de esa combinación de juez técnico, jurados populares y normas procesales específicas, es decir garantías”, subrayó la doctora Valle.

Tras señalar las bondades del sistema, la magistrada dijo que los juicios por jurados tienen que ver con un mayor control social que impacta en la calidad del litigio y en la calidad de la decisión, pero aclaró que esto requiere mayores destrezas y habilidades, porque, al mismo tiempo, va a demostrar las falencias y fallas de los jueces técnicos. “A veces debemos preguntarnos con una mano en el corazón cuantas criticas se escuchan en cuanto a los fallos de los jueces técnicos y cuantos escuchamos de los veredictos de los jurados populares”, comparó.

 



La ley chaqueña


En la segunda parte de su exposición, la presidenta del STJ se refirió a la ley que instauró el juicio por jurado en el Chaco, elogiada y ponderada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, anunciando que el 11 de este mes se llevará a cabo el primer juicio por jurados en esta provincia.

Explicó que es una ley que contempla la paridad de género, que establece sabiamente la prórroga de jurisdicción, incorpora el jurado indígena y contempla un catálogo de delitos en el artículo segundo, ordenando el juicio por jurado de manera obligatoria e irrenunciable y con un veredicto que debe darse por unanimidad, lo cual es estrictamente necesario porque fortalece la deliberación, un aspecto central del sistema.

Respecto al carácter obligatorio e irrenunciable de estos juicios, dijo que este mandato proviene de la misma Constitución que sostiene que el juez natural es el soberano, el pueblo y, por otro lado, es el derecho que tiene la sociedad de participar en la administración de Justicia. “Es la voz del pueblo, la integración del pueblo y la representación del pueblo en este poder del Estado, que era en el único que no lo tenía”, insistió.

Por otra parte, se refirió al libro “Juicios por Jurados en la Provincia del Chaco”, escrito por los jueces Víctor Emilio del Rio y Fernando Carbajal, haciendo una pormenorizada descripción de su contenido y sus partes.

Calificó a esta obra -cuyo prólogo le pertenece- como una herramienta muy útil para operadores del Derecho y también para la ciudadanía porque está redactada en un lenguaje claro, sencillo y cotidiano, y anticipó que será una guía, un camino para encontrar esa conjunción de calidad y legitimidad buscada en el enjuiciamiento penal. “Sin dudas va a contribuir a acrecentar la confianza de la gente en el Poder Judicial”, concluyó.


Del Río: “El gobierno del pueblo”


El camarista Penal Vicente Emilio del Río defendió y reivindicó el sistema de juicio por jurado como instrumento de participación de la sociedad en las decisiones que tome la Justicia.

Del Río, especialista en Derecho Procesal y Mediador matriculado, consideró que nadie que esté trabajando en los sistemas procesales en la Argentina puede estar ausente de esta gran discusión que se viene dando sobre el Sistema Acusatorio y, en particular, sobre esta fuerte injerencia de los juicios por jurado, respecto de la cual alguna opinó que alguna que otra provincia puede llegar a resistirse pero no por mucho tiempo, porque finalmente se deberá asegurar un sistema de Justicia que incorpore esta herramienta.

Dijo que en otros tiempos resultó bastante fácil negar el mandato Constitucional que se lleva 166 años desconociendo, pero hoy por hoy es imposible darle la espalda al juicio por jurado, más cuando en el mundo actual esto ya no es discutido.

Recordó que este sistema no solamente está presente en los democracias de Occidente y Europa, sino también en países asiáticos y africanos, como una clara forma de responder a sistemas democráticos modernos y republicanos.

“Los problemas que atravesamos con nuestro sistema de Justicia en la Argentina, si bien tienen una profunda crisis de credibilidad, no dejan de ser también problemas que atraviesan países de otras latitudes que tienen que ver con la reconstrucción de un nuevo sistema de justicia que responda a los intereses de esas sociedades democráticas y republicanas, así que evidentemente si en el resto del mundo esta funcionando el juicio por jurados no veo porque no funcionaría en Argentina”, señaló el juez de Cámara.
Se refirió puntualmente al sistema de Justicia del Chaco, al que consideró moderno y adecuado a las últimas reformas procesales, las que se fueron concretando por etapas, con acuerdos políticos que a veces no logran hacer viables todas las transformaciones esperadas desde el Poder Judicial, no obstante lo cual se ha logrado un sistema ágil, moderno y con un modelo de gestión que confiere excelentes resultados, con juicios que concluyen antes del año de iniciado el proceso. “Pero si ustedes van y le preguntan al ciudadano de Chaco que piensa del sistema de Justicia lo único que recibimos son críticas y desconfianza como parte de una gran crisis de credibilidad y legitimaciòn, pese a tener un sistema eficaz y un código procesal moderno”.

 


Frente a este escenario, dijo que una posibilidad es quedarse conformes y aceptar vivir en base a la crítica y la desconfianza, pero la otra opción y el camino correcto es dar respuesta al mandato constitucional que pensó justamente un sistema de Justicia centrado en la participación popular. “Y seguramente podemos dar muchas vueltas y hablar sobre el sistema de Justicia pero sería muy bueno plantearnos porque no confiamos en el pueblo, y este es el problema que sigue replicando y resonando en el resto del país, por qué todavía el ámbito jurídico desconfía del ciudadano, y quizá sea porque no hemos generado las pautas necesarias para aprender desde la Justicia a cogobernar y hacer escuela de civismo”, enfatizó.

Tras calificar al jurado popular como el medio más enérgico de aplicar el gobierno del pueblo y el recurso más eficaz para enseñarlo a gobernar bien, sostuvo que pensar un sistema de Justicia de espaldas a la ciudadanía ha generado la situación de descrédito actual, porque se ha negado la posibilidad de participación del ciudadano, sobre todo hoy que “estamos hablando de tutela judicial efectiva y acceso a Justicia, que pareciera ser solamente alguna accesibilidad al sistema judicial más que una verdadera participación. Estamos hablando entonces de construir un sistema que tiene que ver con una forma distinta de concebir la ley”, sentenció.

La jornada finalizó con la exposición del juez Carbajal, quien se refirió a la construcción de la decisión judicial en el juicio por jurados, el veredicto y las vías recursivas.

Compartir ...

Enviar a FacebookEnviar a Google PlusEnviar a TwitterEnviar a LinkedInEnviar por email

Usuarios online

Hay 298 invitados y 71 miembros en línea